071 plaza molina cartagena

Año: 2010
Localización: Cartagena, Spain
Tipo: diseño_urbano
Tamaño: L
Presupuesto: 1125000
Superficie: 4750

Equipo:

Javier Yañez (arq), J.M. Lopez U. (arq)

 

Vaya vaya… aquí YA hay playa!!

La rambla que une.
Desde 227 a.C. Cartagena es un gran ejemplo de como pasado y futuro han ido conviviendo y sumándose para construir una ciudad rotundamente contemporánea. Quizás esta suma positiva de diferentes estratos culturales sea uno de los mejores ejemplos urbanos europeos.
Decía Robert Smithson que “el futuro reside en los vertederos de un pasado no histórico”, y es allí, en la memoria y vivencias cotidianas de los habitantes y de los lugares, donde este proyecto encuentra su condición específica.
Entendemos la nueva plaza como una parte más de este esfuerzo por superponer diferentes capas de información y por ello empezaremos por encontrar las condiciones propias del lugar.
El barrio de Santa Lucía al noreste del puerto marítimo era un antiguo y entrañable barrio de pescadores. Marcado por su fuerte vinculación a MAR y pegado al territorio mediante la rambla que vertebraba su estructura vinculándole a la costa.
La rambla de Santa Lucia (del Hondón) era una de esas estructuras geográficas cargadas de historias y vivencias que han construido la vida de múltiples generaciones de sus habitantes. En la década de los 80 el ayuntamiento tapó la rambla para intentar generar un espacio de integración del barrio. Pero con ello también enterró también todo aquello que la rambla significaba para el entorno.
Por eso proponemos recuperar este lugar volviendo a traer al barrio el acontecimiento que siempre ha sido suyo. Queremos rescatar su memoria no-histórica, y como decía Robert Smithson construir con ella el futuro del barrio. Para ello recuperamos la RAMBLA para el barrio. Trayendo con ella la memoria del lugar y corrigiendo en positivo los problemas que hicieron taparla. Así aparece un nuevo acontecimiento, en definitiva un nuevo paisaje urbano que une pasado y futuro: LA RAMBLA QUE UNE.
La actuación propuesta generará no solo una recuperación ambiental ecológica del entorno sino que introducirá una remodelación estructural del espacio entendido como lugar integrador de la vida ciudadana, capaz de cohesionar la estructura física y social del barrio en si misma y de éste con la ciudad.
Diseñamos así un espacio que cualifica el área en que se inserta potenciando los valores propios del entorno.

Restauración y amplificación ambiental.
Si hay una ciudad claramente atada al mar es Cartagena. Ella debe toda su historia a la situación estratégica de su puerto natural. Sin embargo la vinculación real de la vida urbana con este es limitada. Basta decir que un cartagenero para ir a la playa debe como poco desplazarse a la abarrotada playa de La Cortina (10 minutos en coche) o lo más normal emplear unos 30 minutos hasta las playas de Mazarrón o Cabo Palos.
Queremos no solo darle al barrio un nuevo espacio urbano sino a la ciudad de Cartagena. Queremos que en poder decir que AQUÍ SI HAY PLAYA.
Por eso amplificamos la recuperación de la Rambla Santa Lucía no solo medioambientalmente sino también a nivel espacial y social. Construiremos 500 nuevos metros de línea de costa, de costa urbana. Para ello condensamos los acontecimientos geográficos de 20km de costa cartagenera (acantilados, playas, zonas de rocas, bahías, cabos, …) y los plegaremos para confeccionar ese nuevo y rico paisaje urbano.

Nuevo activador urbano. El parque del agua, un parque marítimo para todos.
La nueva playa de Cartagena, la playa de Santa Lucía como un valor replica shoes extra capaz de no solo construir un nuevo espacio activador del barrio sino un atractivo para la ciudad. En definitiva un nuevo parque marítimo, donde el agua es el protagonista.
Zonas de playa donde disfrutar, pasear, leer un libro, descansar, quedar con los amigos, donde jueguen los niños, bañarse, trepar, hacer ejercicio o ver representaciones, … en definitiva un nuevo espacio público contemporáneo, cualificado, lleno de situaciones donde es cada usuario quién decide como se usa.
Y el agua como protagonista, de nuevo, del barrio de Santa Lucía. Proponemos caracterizar la plaza como un lugar donde se aprende o divierten los niños con el agua, y donde los mayores se ejercitan también con ello. Un parque para todos.
Para ello primero se acondicionará el estado del cauce mediante un dragado y posterior saneado de este. Reconfiguraremos este para adaptarlo a los nuevos usos y se procederá a una restauración ambiental del entorno. La calidad del agua se conseguirá mediante la recirculación de esta al cauce permanente y la plantación de algas macrófitas marinas garantizando el filtrado del agua.
Por otra parte una pradera verde se encargará de construir y cualificar el espacio no húmedo de la nueva rambla. Una superficie suave y agradable, susceptible de regenerarse y soportar grandes avenidas de agua, de bajo coste y mantenimiento y ecológica. Un nuevo espacio vectorial listo para ser usado.

SOStenibilidad.
Hablar de sostenibilidad en el espacio público requiere de un amplio esfuerzo de contención y sobretodo de encontrar estrategias pasivas que reduzcan el coste energético y generen un ambiente agradable todo el año a bajo coste. Proponemos las siguientes estrategias:
1. Sombras. Generar espacios soleados en invierno y frescos en verano exigen un correcto diseño del espacio público. Para ello el proyecto genera espacios en sobre por su propia geometría, y su ubicación semienterrada genera espacios protegidos de las inclemencias exteriores tanto en invierno como en verano.
2. Lámina de agua. A parte de ser la gran protagonista de la nueva plaza de Santa Lucía, el agua con su fuerte estabilidad térmica (12ºC en invierno, 20ºC en verano) hará de amortiguador térmico climatizando el lugar y regulando la humedad actuando como lámina de decantación/humidificación.
3. Pradera de césped. Frente a la común idea sobre los problemas de consumo de agua que plantea la vegetación, la “Zoysia Japonica”, especie típica de las zonas mediterráneas es de muy bajo consumo (12L/m2 semana) y resistente a la salinidad, con lo cual solo necesitaría un apoyo de agua no potable en los meses más secos. Los beneficios de esta pradera son varios: retiene el agua haciéndola fluir de forma retardada a los sistemas de desagüe, mejora el clima urbano, reducción del calentamiento de la zona, humidificación del ambiente, reducción sonora de hasta 3 dB, reducción sustancial de polvo y aerosoles, filtrado del agua superficial y sobretodo absorbiendo hasta 15kg de CO2 y Giuseppe Zanotti shoes generando 10kg O2 anuales.
4. Algas macrófitas. Estas algas de agua salada tienen características fitodepuradoras que les permiten absorber y transformar las substancias nocivas en las aguas residuales. Se colocan en las zonas soleadas del lecho marino para un mayor rendimiento.
5. Pavimentos descontaminantes. Proponemos un pavimento económico de hormigón que incorpora en su cara superficial un catalizador capaz de reaccionar en presencia de la luz con las emisiones contaminantes presentes en los núcleos urbanos y transformarlas en productos inocuos para la salud humana, sin impacto en el medio ambiente e inalterable en el tiempo.

 
Pie_responsive
Av. Alfonso el Sabio 9,4D, Alicante | +34 965213084